hipoteca privada

Con el escenario en el que nos encontramos, con cientos de miles de reclamaciones por las cláusulas suelo, los techos hipotecarios, las multidivisa, swap y demás productos financieros complejos y de riesgo, muchos podrían verse tentados de renunciar a buscar financiación para la compra de vivienda en el sector financiero.

Y es que, en efecto, los bancos no son las únicas entidades que conceden hipotecas. En efecto, en este campo se puede acudir a particulares y empresas privadas. Como te imaginarás, el riesgo en estos casos es elevado, por lo que si te estás planteando pedir dinero a préstamo con la garantía de un inmueble a particulares o empresas, deberías dejarte asesorar por profesionales.

En primer lugar, estamos ante contratos en los que, por regla general, los intereses y las comisiones de apertura están, de media, muy por encima de los planteados en los préstamos concedidos por entidades financieras. Asimismo, en estos préstamos hipotecarios privados suele haber una cantidad ingente de cláusulas y ‘letra pequeña’ (sin ir más lejos, que incluyen el embargo de bienes en caso de impago).

Los préstamos privados se mueven en un escenario muy opaco y poco dado a la información clara. En general, los individuos o entidades que suelen acudir a este tipo de financiación para la adquisición o pago de un inmueble suelen ser personas físicas o empresas que se encuentran en periodos graves de sobreendeudamiento.

En el caso de los préstamos privados, las autoridades de consumo son las entidades supervisoras, no el Banco de España, como en el caso de las hipotecas concedidas por las entidades financieras.  Antes de proceder a firmar una hipoteca privada, debes buscar asesoramiento profesional y, además:

  • Asegúrate de que la persona o firma que te va a conceder el crédito está debidamente habilitada para ello.
  • Recaba información sobre la metodología de la firma-particular, datos que deben constar públicamente. Las tarifas de estas firmas deben ser públicas.
  • Fijarnos si la entidad que nos va a conceder el préstamo cuenta con un seguro de responsabilidad civil o aval bancario para cubrir posibles contingencias.
¡Llámanos sin compromiso!