cooperativas de vivienda

En los últimos años, las cooperativas de viviendas se han popularizado de manera extraordinaria, ante el panorama de incertidumbre en la economía en general, y en el terreno inmobiliario y de la construcción en particular.

Las cooperativas de viviendas tienen la finalidad social de proporcionar a los cooperativistas bienes inmuebles o locales, mediante la compra de suelo para la construcción y urbanización. Estas entidades de economía social se han logrado asentar como una alternativa para miles de compradores, de cara a acceder a una vivienda a precios aceptables.

Legalidad de las cooperativas de vivienda

Las cooperativas de vivienda en España están reguladas por la ley 27/1999. El funcionamiento de las mimas está regido por sus asambleas de socios, que informa y propone la toma de decisiones a los cooperativistas mediante votación.

Las cantidades que los socios aportan a la cooperativa deben estar siempre avaladas por una entidad aseguradora, de manera que si no se llega a la construcción de las viviendas cuyo objetivo tiene la cooperativa, el socio tendrá garantizada la recuperación de su dinero.

Las cuentas de la cooperativa han de estar auditadas por una empresa externa e independiente. Asimismo, han de ser aprobadas anualmente por el órgano rector de la entidad.

Ventajas

La popularidad de las cooperativas de viviendas ha estado justificada por una serie de ventajas que, en mayor o menor medida, benefician a los clientes y usuarios.

  • Ventajas de tipo fiscal: Las aportaciones de los cooperativistas son desgravables en su declaración de la renta.
  • Precio: En condiciones normales, el precio final de adquisición de la vivienda debería ser menor mediante esta modalidad. Entre otras cosas, la intermediación y beneficios de la promotora aquí desaparecen, al ser cada uno de los cooperativstas promotores en sí mismos.
  • Los cooperativistas cuentan con una mayor flexibilidad y adecuación a sus posibilidades de cara a los pagos.
  • Las cooperativas de vivienda disponen de una serie de ventajas en el acceso a la financiación por parte de las entidades de banca. Asimismo, esta modalidad no está reñida, necesariamente, con la solicitud de ayudas para la vivienda.
¡Llámanos sin compromiso!