swap

Su nombre se parece al del equipo especial de la policía comandado por el legendario Dan Harrelson pero, en este caso, lejos de resolver situaciones peligrosas como los SWAT, los SWAP son productos financieros que han supuesto más de un quebradero de cabeza para los clientes y usuarios de entidades financieras. Hoy queremos explicarte qué son los swap, así como sus diferentes riesgos e implicaciones.

¿Qué son los swap?

Un swap es una permuta de derechos o bienes (dinero, generalmente), entre dos partes. También se les conoce como contratos de permuta de intereses. Sendas partes se comprometen a intercambiar unos montantes de dinero en un plazo determinado; este ‘cambio de manos’ monetario está referenciado a un tipo de interés fijo, independientemente de alteraciones externas.

Con casi 4 décadas de historia a su espalda, los swap son productos financieros complejos y de alto riesgo que, originalmente, se aplicaban a profesionales, autónomos y empresas (a la hora de realizar inversiones o compras a crédito) y en el terreno del intercambio y libre circulación de divisas. Llegado el momento, los swap comenzaron a hacer acto de presencia y a deslizarse en los anexos de las hipotecas de miles de clientes.

Términos como ‘bono clip’, ‘cuota segura’, el ya mencionado ‘permuta financiera’ o ‘seguro de cobertura’ son las caretas y jerga detrás de las que se suele esconder la más familiar denominación de ‘swap’.

Riesgos y desventajas

Este tipo de productos únicamente son recomendables en escenarios en los que el Euríbor se encuentra por los suelos y existen posibilidades más que obvias de que se produzca un repunte. El hipotecado se asegura pagar un interés fijo máximo en un periodo determinado de tiempo y el banco paga la diferencia si el Euríbor supera el tipo acordado. Eso sí, en escenarios en los que se produce lo contrario (que el Euríbor se desplome por debajo del índice de referencia) es el cliente el que paga la diferencia.

En todo caso, el riesgo que asumen ambas partes (cliente vs banco) no es, en absoluto, equitativo y, lo que es peor, en muchos casos los firmantes no sabían ni siquiera a ciencia cierta qué estaban firmando.

En todo caso, si has resultado perjudicado por la contratación de éste u otro tipo de productos financieros complejos, no dudes en ponerte en contacto con Petris Gestión & Abogados. Te asesoraremos de manera personalizada y estudiaremos tu caso para obtener el mejor acuerdo.

 

¡Llámanos sin compromiso!